En estos tiempos donde la tecnología avanza a la velocidad de la luz, donde cada vez las compañías de teléfonos, televisores, computadoras, laptops, etc., compiten por ser los primeros en sacar sus productos de ultima generación, donde todos vamos de manera acelerada por la vida, donde los “Te Amo” y “Para siempre” se escuchan con más frecuencia que antes pero con menos peso, donde una hora pareciera un minuto y donde el amor de verdad a veces pareciera escasear, hay personas que se refugian en Internet, sobretodo por aquello último, porque para ellas o ellos, el amor no resulta algo tan real y fácil de encontrar en la calle, prefieren probar suerte ya sea descargando alguna aplicación para hacer un “match” con alguien que llame la atención, o simplemente entrar a una web de citas y buscar a alguien que te parezca decente según la descripción de su perfil y su foto, porque la imagen también es importante, o simplemente esperas a que alguien te hable en base a lo que has puesto en tu perfil:

“-Soltero/a

-Amigable con sentido del humor

-Ama la música y le encanta leer

-Busca hacer amistad”

Y bien, por ahí ves que las personas comienzan a hablarte; habrán algunas personas que se hagan pasar por otras, quien sabe con que clase de intenciones, habrán otras que pidan hacer un “sexcam” o un intercambio de fotos, habrán algunos que solo estén para pelear y cuando piensas que nada bueno saldrá de esto y que seguirás con tu soledad, alguien “decente” te escribe un “hola” y como no tienes nada que perder, simplemente decides responder ese saludo -¿quién te mandó a responder?- con el tiempo ves que la conversación es agradable, que no ha pedido cámara ni fotos ni menos encontrarse en algún lugar lejos de todo el mundo (eso si da miedo) y la conversación está tan entretenida porque hablan de todo, obviamente generalidades pues al primer hola no vas a contarle todos tus secretos íntimos, no?, así que después de unas horas, vaya con las horas…volaron esta vez!, deciden intercambiar sus correos y pasar al messenger -ya no existe en la actualidad pero era lo mejor, un zumbido y te hacías respetar si te ignoraban- estando ahí, quieren saber de dónde son y para tu sorpresa y quizás mala suerte (o buena), esa persona vive cruzando el atlántico, en otro continente y con una diferencia horaria de 6 horas, pero bueno, nadie dijo que te casarías y según tu perfil solo buscas amistad. Los días pasan y las pláticas se hacen cada vez más amenas, comienzan a contarse secretos y desarrollan un lazo de amistad que quizás nunca antes hayas desarrollado con personas con las cuales convivías, o frecuentabas en la escuela o en la universidad, se vuelven confidentes, pero con algo de cautela, comienzan a hacer uso de la cámara pero para fines de conocerse más y ver si realmente están hablando con la persona que dice ser, y ves que quien está al otro lado es una persona realmente simpática/o.

Las semanas siguen pasando y sientes que esa persona, que vive a millas de ti, en otra zona horaria y con un acento y costumbre distinta a la tuya, te comprende mejor que cualquiera y comienzas a desarrollar una especie de sentimiento, y es que no lo puedes entender, comienzas a elaborar en tu cabeza toda una red de sucesos para saber en qué momento comenzaste a sentir algo, si fue con la cámara, si fueron las palabras, las risas, las largas conversaciones que duraban horas pero que sentías solo como si fueran minutos,  no estas seguro qué es, pero sabes que te gusta y que te hace sentir bien, pero llega la pregunta importante, “¿sentirá lo mismo que tú?”, las semanas avanzan y comienzan las bromas sutiles con corazoncitos y caritas sonrojadas, comienzan a celarse un poquito; sabes que al prender la computadora esa persona ya estará ahí conectada y comienzas a sentir un calor en el pecho y se te dibuja la sonrisa en el rostro, te devuelve a la vida un mensaje suyo y es que esperas todo el día desde su ultima conexión para que nuevamente vuelvan a conversar, hasta que pasa lo que pensante que jamas iba a pasar.

Bueno aquí termina el relato, otro día lo continuo… xD

corazonmelon

Bueno ya, aquí sigo:

Esa persona también tiene sentimientos por ti, le gustas, te gusta, !se gustan! y pues sientes que esto que te está pasando no puede ser tan perfecto y tienes razón, pues ¿cómo vas a estar con alguien que está al otro lado del mundo y ninguno tiene lo suficiente como para visitarse siquiera 1 semana?, lo peor es que para que tú vayas, necesitas una visa, pero no tienes ni pasaporte!. Pero bueno, deciden dejar su amor en “stand by” y continuar con sus vidas, deciden no mostrarse tan afectuosos porque no hay forma de que tú tengas una relación a distancia, esa persona acepta y así siguen conversando, hasta que te cuenta que conoció a alguien, a través del mismo chat y que han quedado para verse, las platicas siguen, te cuenta lo de esa persona que no es nada especial y que no se compara contigo, que es una lastima que no puedan estar en el mismo país, sabes que te dan celos que tu persona especial te hable de alguien más, pero así lo han decido; te sientes muy bien cuando ves a “tu amor” ponerse en modo desconectado para el resto porque no quiere que los interrumpan, pero llega la noche y ya se tiene que despedir.

Pero un día, te dice que las salidas terminaron con esa persona y que no va para más, nuevamente sientes que todo va bien y esta vez decides que no quieres perderla/o, así que le propones una “relación a distancia”, ¿que tendrían que perder? (ve tú a saber), si terminan podrían seguir como amigos, ¿es posible eso?; así que deciden intentarlo; comienzan su relación, todo un mundo de corazones, caritas felices “☺” , planes a futuro, los mejores deseos, intercambian el numero de celular y comienzas a ponerle saldo al cel para poder mandar un SMS al otro lado del mundo, en Internet buscas el prefijo de su país, de su ciudad, de su región, te haces un mundo con tantos números, nunca en tu vida viste tantos números…que bárbaro!, pero vale la pena por “su amor”. Los días se vuelven semanas y las semanas se vuelven meses y te ves, al menos una vez al mes, compartiendo más imágenes, pensamientos y canciones como celebrando su aniversario, pero como en la vida y en tu vida, “todo tiene su final y nada dura para siempre”, los problemas comienzan, sus horarios ya no cuadran, sientes que esa persona ya no pone de su parte como lo había prometido, sientes que se te escapa el amor, hasta que ves un mensaje de esa persona en tu computadora, como aquella primera vez, solo que ahora es distinto. iamgenborrar

La primera vez no te importó, pues era alguien más, pero ahora, se borró el “más” y terminó siendo alguien para ti, alguien con mucho significado, el mensaje ya no es un saludo, ahora es una despedida, sientes que el mundo se te cae y recuerdas la pregunta que hiciste “¿que tendrían que perder?”, sientes que lo pierdes todo, porque a medida que el tiempo avanzaba, tu amor crecía pero para esa persona su amor disminuía, le haces las típicas preguntas: “¿hay alguien más?, “¿me fuiste infiel?”, “¿soy yo?”, “podemos arreglarlo”, pero para todo es un “No”, buena respuesta para las tres preguntas, malo para el final. Así que decides dejarlo/a ir, pero no es fácil, no se te hace fácil dejar ir a quien quieres amas, te sigues conectando como antes pero ya no encuentras a esa persona y te preguntas si está en modo “desconectado” para ti o simplemente no está, le escribes y ves que no responde, te alivia saber que no responde porque no está, pero también te mata el que ya no esté.

Comienzas a deprimirte muy feo y casi nadie lo nota porque siempre has tenido una forma de ser como desinteresado/a o de renegar por todo, pero lo que querías era estallar, conseguir un avión y volar hasta allá, porque quizás así se arreglarían las cosas, pero sabes que es imposible, las horas se hacen eternas y sin sentido, los días se vuelven semanas, las semanas meses-desde que empezó el saludo hasta el final de la relación nunca más volviste al chat y decidiste nunca más entrar a uno-, te encuentras con esa persona en linea, pero sabes que no es lo mismo, ya no te responde con rapidez, ahora tiene menos tiempo porque tiene otras cosas que hacer y te das cuenta que si siguió con su vida, mientras tú te quedaste en la ultima despedida; si te dijo que serian muy amigos, pues te das cuenta que no es así, que te falló mucho y decides sacar a esa persona de tu vida, comienzas a bloquear y a eliminar toda conversación, imagen, canciones, recuerdos, todo con tal de no saber nunca más de esa persona, pero sabes que en tu memoria siempre estará porque sí llegaste a enamorarte y porque sentiste que aquella vez que dijiste “te amo” era la primera vez y era muy en serio, y que hasta la fecha no has encontrado a alguien que supere ese “amor cibernético”, del que solo quedan recuerdos.

14516439_1129322257152316_7665895238353950398_n

 

Comentários no Facebook