“El hombre es menos sincero cuando habla por cuenta propia; dale una máscara y os dirá la verdad.”

-Oscar Wilde

Es así como empiezo esta “nota de opinión” o “artículo”o “pensamiento” o como sea que desees llamarlo, el punto no es ese.

Probablemente cada persona tenga su propia interpretación y opinión de dicha frase, algunos coincidamos y quizás algunos no, aunque cualquiera podría decir que la interpretación es fácil y para todos sería la misma.

Muchas personas a veces no somos capaces de decir lo que pensamos o no nos atrevemos a dar nuestra opinión, ya sea para evitar conflictos, o quizás por temor a lo que vayan a pensar los demás y/o por creer que nuestra opinión es equivocada y que en todo caso no deberíamos decir nada. No sé si el temor en el ser humano es innato o adquirido, creo que son los dos a la vez; yo tengo una amiga que es inteligente, estudia más que yo, por ende, sabe más cosas que yo en muchos cursos, siempre suele tener la respuesta que el profesor pide -al menos la mayoría de las veces- pero ¿cuál era su problema?, que no es capaz de hablar, no es capaz de pararse y decir “esta es la respuesta profesor”, debo decir que me he aprovechado de eso en una ocasión, cuando ella resolvió un problema pero no fue capaz de levantar la mano a pesar de mi insistencia, así que le dije que saldría yo y pues, me gané el punto, ella tenía temor porque no estaba segura si dicha respuesta estaba bien, a pesar de que el profesor había dicho que no importaba si se equivocaban, puedo pensar que su temor era a hacer el ridículo delante de toda la clase si es que se equivocaba y pues, terminó perdiendo. A veces solo hay que arriesgarse.

Otro suceso que puedo recordar es que es un poco “cobarde” al momento de dar su opinión y una vez me dijo: “dile tú tal cosa, todos ya saben lo respondona que eres y te da igual su opinión” (claro que no es tan bonito porque luego el problema se lo lleva uno), a lo que voy es que muchas personas no suelen ser honestas por temor o vergüenza, piden que sean otros los que hablen o los que actúen, sea para ver la reacción de los demás y/o para saber el resultado de dichas palabras o acciones; a veces usamos a las personas como máscaras para cubrirnos a nosotros mismos, ¿quien no lo ha hecho alguna vez?, siendo niños a veces solíamos decirle a un amigo que diga algo por nosotros, sea a la maestra o a la persona que nos gustaba o que no nos gustaba.

En la realidad virtual sucede eso y con más frecuencia, las personas crean cuentas en las distintas redes sociales, ponen nombres falsos e información falsa porque así se sienten “protegidos”, más “seguros” y “libres” para expresar todo lo que piensan sobre un tema en particular , algunas veces recurren a los insultos, a las amenazas, a las trolleadas, a todo aquello que con nombre propio no serian capaces de decir/hacer, porque son observados por los amigos, los familiares o porque han hecho creer que son el “tipo” de personas incapaces de decir tales cosas. Pero muchas veces esas máscaras no se usan para hacer o decir cosas malas, algunos se las “ponen” para poder escribir con “libertad”, como yo por ejemplo (uso las comillas porque en ninguno de los dos casos se es realmente libre para expresarse), porque hay una duda, un desconocimiento al cómo van a reaccionar las las personas si supieran las cosas que uno escribe, el temor de pensar que quizás no es tan entretenido/interesante como uno creía.

#UnGeminisDentro nace más o menos así, me nacieron las ganas de escribir sobre algunas experiencias, anécdotas o dar mi opinión sobre algo- Hipocresía?…Dónde? – pero no tenía ni idea de cómo empezar un blog, si es que se le puede llamar así, ya antes me habían nacido estas dudas y ganas de querer hacer algo similar pero no me atrevía, hasta que hablé con un amigo y me dio todas las pautas para hacerlo y un día decidí crear esta pagina, y para llegar a más personas abrí una página en Facebook , Twitter e Instagram, le dije a mi familia lo que estaba haciendo y ellos me apoyaron leyendo, dándome sus opiniones, compartiendo y haciendo que otras personas lo lean, también me atreví a decirle a otros amigos, solo que por ahora no todos tienen el tiempo de leer lo que escribo, pero al menos se han unido a la pagina de Facebook (muchas gracias, pero compartan y denle un me gusta).

Creo que me he desviado un poco del tema central, pero como dije en un comienzo y es también mi opinión, las personas tienden a esconderse bajo un seudónimo para sentirse cómodos y poder expresarse con claridad, para evitar ser señalados o por cualquier otro motivo que tengan.

“Los errores personales no son causa de vergüenza, lo que realmente humilla es que sean vistos por todos.”

– Milan Kundera

**Quiero dejar en claro que uso mi Facebook personal para dar mis opiniones y no suelo esconderme tras una cuenta falsa, el único anonimato que tengo es el de esta página creada como blog, no quería usar mi nombre porque estoy más interesada en que me conozcan a través de lo que escribo, aunque no sería difícil dar conmigo. 

Comentários no Facebook