Hoy es cumpleaños de una de mis tías, he decido no participar de la fiesta porque, y siendo honesta, no me gustan las fiestas, pero a la vez entro en una contradicción conmigo misma, les explicaré porqué.

Soy de las que sueña con estar frente a un grupo de personas y ser yo la razón por la cual están pasando un gran momento, siendo yo quien ambiente todo para pasarla muy bien, siendo yo y mi talento, los que crean una atmósfera digna de un festival de música electrónica, a pesar de nunca haber ido a alguna, llámese Ultra o Tomorrowland,  pero…soy yo la que pone a todos a gozar!. Y como dije, eso contradice a mis faltas de deseos de participar de la fiesta de mi tía,  quien hoy cumple 51 (pero parece de 30, al menos es lo que dice su hija) y no solo de su fiesta, sino en general…de cualquier familiar; las veces que fui obligada a ir a una reunión familiar donde estaba incluido el baile, no la pasé nada bien.

Primero porque no me sentía en ambiente, segundo porque mi papá me sacaba a bailar (o algún tío) y por lo visto, según los videos grabados por mi prima, soy pésima bailando, aunque claro…cuando estaba ahí, no era muy conciente, pero gracias a la tecnología pude darme cuenta que al bailar pareciera que mis pies no distinguen el norte del sur y que mis brazos se movieran al ritmo de la música de funeral, ni qué decir del resto de mi cuerpo, podría ser usado como tabla para surfear de lo rígida que me pongo (tensión y estrés). Sí,  así de grave bailo, pero cuando escucho algún merengue o salsa o cumbia o festejo o saya o samba o etc.,  me imagino a mi misma bailando como toda una campeona y que soy el centro de atención, pero claro…todo esta dentro de mi cabeza, porque la realidad es que bailo para dar pena, ni para bufón sirvo, aunque eso es bueno…no?, claro…no causo gracia de ninguna manera!!

En fin, hoy tengo un sábado como tantos otros en el cual me encuentro en casa, con celular en mano, soñando despierta, imaginando cosas que me gustarían hacer, aunque esta noche mi hermana tampoco ha querido ir a la fiesta y se puso a hacer canchita, así que terminaré de escribir este post,  buscaré alguna película de terror que ella quiere ver y si no hay, nos contentaremos con lo que hay.

Por cierto…la fiesta de mi tía es una fiesta sorpresa que su hija ha decido hacer para ella, me parece algo muy tierno de su parte; no sé y no creo que mi tía haya sospechado de algo así,  desde aquí le mando un feliz cumpleaños y que vengan muchos más.
**Disculpen si no esta ordenado o justificado, pero lo escribo desde la aplicación del celular y al parecer no me permite muchas funciones.

 

Si te gustó por favor compártelo para ayudarme a crecer, significaría mucho para mi. Puedes dejar tus opiniones y me puedes seguir en mis redes:

Facebook, Twitter, Instagram y Google+

0 thoughts on “No Fiestas 

  1. Suele suceder, a mucho nos pasa, Son deseos profundos que tenemos dentro de nosotros y que por miedo, vergüenza o poco conocimiento , no exterioriza sus deseos , su sentir, esto es falta de confianza, desgano etc. Para contrarrestar esto , es necesario decidirse, hacerlo y divertirse.

Deja un comentario