Debemos entender y comprender la magnitud de nuestros actos, tanto los buenos como los malos, que las mentiras que se tratan de crear siempre, siempre tendrán un punto muy débil y la caída será dolorosa.