Una abuelita mochilera, una viajera y una voluntaria que exploran el mundo

Historias de mujeres con coraje que te harán comprender que la edad solo es un número y que siempre es buen momento para empezar.

Una abuelita mochilera/viajera

Gracias a una usuaria, que se encontraba por ese entonces en Vietnam, que se encargó de dar a conocer la historia de la ‘superabuela’ a través de su Facebook personal.

En un principio pensó que Baba Lena Erkhova, como se presentó la abuelita, había viajado con su familia y estaba disfrutando de sus vacaciones, pero no era así.

Resulta que la abuelita había viajado sola desde su natal Rusia, a sus 89 años y sin saber el idioma.

Lo que hacía Baba Lena era ahorrar el dinero de su pensión para utilizarlo en sus viajes y así poder darse sus gustos al menos dos veces al año. Dicha aventura de cumplir su sueño empezó varios años atrás, cuando tenía 83.

De acuerdo a la usuaria, Ekaterina Papina, la abuela no recibe ningún tipo de ayuda económica extra y aunque camina con un bastón, la abuelita baba Lena se desenvuelve con mucha lucidez y siempre viaja con una mochila.

Ya ha visitado países como Alemania, República Checa, Turquía, Polonia y Vietnam. Con el tiempo y la historia de la abuelita viajera haciéndose viral, algunas empresas decidieron ayudarle con algunos gastos.

Una abuelita voluntaria en Kenia

Quien también hizo noticia a principios del 2018 fue Nonna Irma, la abuelita italiana de 93 años que viajó a Kenia para trabajar en un orfanato por tres semanas en una misión humanitaria.

Ésta abuelita lleva tiempo ayudando a quienes se encuentran mas desfavorecidos

Una abuelita mochilera

Otro ejemplo de que no importa la edad, es Cándida García Santos, considerada “la abuelita mochilera”, lleva viajando por el mundo más de 10 años y no tiene intenciones de detenerse.

Le gusta viajar en solitario y no tiene ningún problema en dormir en hostales ya que incluso los considera una buena manera para estirar el dinero y conectar con más viajeros.

La abuelita mochilera una vez que se jubiló pudo empezar a cumplir su sueño de viajar por el mundo. Su lema es: “prefiero cansarme que oxidarme”.

View this post on Instagram

Mañana salgo de nuevo a visitar mi amada #India#

A post shared by Kandy Abuelita Mochilera (@abuelitamochilera) on

Cándida es abogada de profesión, escribió un libro llamado: “Abuelita mochilera” donde cuenta sus anécdotas y recomendaciones, además de alentar, incluso a personas de su edad, a atreverse a viajar y experimentar distintas vivencias.

Una de las razones por las que continua con sus viajes es por la confianza que ella deposita en la gente y porque considera que la edad que tiene y estar jubilación no es un obstáculo para empezar nuevas cosas.

Puedes seguir a la abuelita mochilera en su instagram.

View this post on Instagram

#Trichi#India

A post shared by Kandy Abuelita Mochilera (@abuelitamochilera) on

La mente es maravillosa, pero ¿qué haces por ti?

¿Y tú, qué estas haciendo a la edad que tienes ahora?, ¿la estás pasando bien?, ¿haces lo que siempre has querido hacer?, o ¿sigues con miedo de hacer algo nuevo, con miedo de salir de tu zona de confort?.

¿Persigues tus sueños o decidiste dejarlos en la imaginación o para el siguiente año?.

Las historias de las personas pueden causar 2 tipos de reacciones en otros: O bien te enfadas por tu situación y crees que nunca podrás lograrlo porque sientes que no tienes lo suficiente para eso.

O bien lo tomas como inspiración y comienzas a trabajar en ese sueño para que se haga realidad.

Nos llenamos la cabeza con sueños que no nos atrevemos a cumplir

A veces sentimos que nos encontramos en una situación donde lo único que podemos hacer es soñar con hacer algo distinto, algo que nos guste, leemos historias de inspiración y nos llenamos la cabeza de tantos sueños.

Suspiramos pensando que esa persona podría ser ‘YO’, pero no nos damos cuenta de que solemos admirar los resultados sin ver el proceso y evolución de aquella persona que logró hacer sus sueños realidad.

¿No deseas pasarte la vida lamentándote por no haber hecho lo que tanto querías, o si?

Pequeños aprendizajes personales

Mira, me podré de ejemplo, no será tan grande, pero en algo te puedo ayudar. Viajé a Estados Unidos y conocí Disney, Universal y Las Vegas, 3 lugares que creía que estaban reservadas para gente con mucho dinero.

Abrí este blog de viajes sin tener conocimientos sobre programación y desarrollo web, por fin pude recorrer las dunas de la Huacachina, llegué a la laguna 69, sin pulmones, pero llegué.

Hablo inglés, entiendo portugués e italiano (aun me falta perfeccionarlos) y espero que para cuando leas este artículo yo ya pueda hablar y entender quechua y coreano. Aprendí a  hacer alfajores y kekes.

¿Por qué te cuento ésto?, porque yo siempre he sido una persona que se ha sentido sin capacidades ni talentos, la última rueda del coche. No fui la mejor alumna del colegio ni de la universidad, pero ambos los terminé en el tiempo que debía hacerlo.

Aprendí ingles e italiano porque me metí a una academia a la cual iba después de clases. Entiendo portugués porque veo videos en Youtube.

Con los trabajos que tuve ahorré para pagar la mitad de mi work and travel, la otra mitad lo pagaron mis padres y cuando regresé de allá se los devolví y aun así me sobró .

Puedo hacer alfajores porque vi una receta y decidí hacerlo, aunque las primeras veces no me salia y me frustraba, con el tiempo encontré la forma para que me salgan de la manera que quiero.

Encontré un post de Carlicas en Facebook y me di la oportunidad de aprender con ella y gracias a eso pueden leerme hoy y espero que me sigan leyendo siempre.

Con unos ahorros pude viajar a otras ciudades de mi país y es algo que seguiré haciendo.

‘Tomar al toro por las astas’

¿Pero sabes tú cuál es el común denominador en toda esta historia?: la DECISIÓN

Fui yo quien decidió hacer el programa, yo quien decidió aprender otros idiomas, yo decidí aprender hacer alfajores y yo quien decide tomar las riendas de mi vida y hacer aquello que deseo hacer.

No te negaré que para algunas otras cosas es más difícil que otras, me he equivocado, he llorado, me he desmotivado, me he sentido fracasada y derrotada, a veces me cuestiono y tengo dudas.

Pero debido a que tengo algo en mente que quiero lograr no me detengo, sigo aprendiendo, sigo buscando y preguntando.

Porque en la vida las decisiones son una muestra de nuestra evolución, así lo veo. Si queremos cambiar nuestro estilo de vivir esas decisiones vienen con la voluntad de cambiar.

Así que…¿eres protagonista de tu propia historia o eres un lector de la historia de alguien más?

Vive el presente para que mañana no te arrepientas de los sueños que no cumpliste.

abuelita mochilera

Te recomiendo leer:

También puedes unirte a nuestro grupo en Facebook para más novedades:

Únete al grupo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Mesteval .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios https://www.siteground.com/terms.htm.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: