Vegas, Vegas… Vegas!!!

20160125_020219.jpg

Después de haber conducido en la madrugada por casi cuatro horas desde Fort Myers, con descanso de casi una hora porque moríamos de sueño,  hasta Miami, partimos a las 9 am del aeropuerto de Miami y después de poco más de 5 horas de vuelo llegamos a nuestro destino, se me hizo extraño que tome ese tiempo ya que es como viajar de Lima a Florida; claro que yo llegué con las piernas adoloridas y casi me caigo al salir de mi asiento y como se me estaba haciendo costumbre, fui pegada la ventana porque me encanta ver el paisaje, me encanta ver el azul del mar y sobretodo me encanta sentir que estoy cerca a  las nubes, me da una sensación de estar en un sueño y aunque suene infantil, me hace sentir como “Peter Pan”.

Bajamos del avión, pasamos todos los controles del aeropuerto, tomamos una especie de tren interno y por fin salimos del aeropuerto a tomar un bus, debo reconocer que me sentía un poco cohibida por el lugar (y mi timidez se incrementó), no tenía ni idea de que haría luego, pero también estaba muy emocionada por la oportunidad de haber viajado a otra ciudad en otro estado; el hotel que se reservó fue “The Stratosphere Las Vegas Hotel & Casino”, un casino-hotel como muchos de los que hay en Las Vegas y fuimos a dicho hotel por recomendación de una de las chicas que viajó con nosotros, porque según nos dijo ya había estado allí anteriormente.

El ambiente era muy agradable, aunque el cuarto que nos dieron no tenia una vista espectacular pues tenia un muro en frente y solo se podía ver el cielo, pero fuera de eso lo demás estaba bien; habían distintas actividades que se podían hacer dentro del hotel como Sky Jump, Big Shot, entre otros y en el piso 25, si es que no me falla la memoria, se encuentra la piscina, una lastima no usarla pero hacía demasiado frío y desde una “torre” desde lo más alto del hotel se podía ver toda la ciudad y literalmente me enamoré de la vista, era espectacular, me encantaba ver todas aquellas lucecitas de los casinos alumbrando la noche, recordé episodios de “Friends” y “Two and Half men” y algunas películas que se filmaron en dicha ciudad.

Siguiendo con el viaje, aquella noche estábamos muy cansados pero de todas maneras salimos a conocer un poco la ciudad, ver alguna discoteca- quiero decir que a diferencia de otras personas, a mi no me entusiasman las discos, prefiero caminar y conocer, curiosear por distintos lugares, pero la gente con la que fui era más de fiesta– ya en la noche compramos una cervezas para “empilarnos” para el resto de la noche y no sé cómo ni en qué momento uno de los chicos que estaba con nosotros se consiguió una limusina, paseamos por algunas calles (en realidad estaban buscando una disco), alucinando ser gente de plata que en lugar de tomar taxi para ir de un sitio a otro, toman limusinas; si bien estábamos con todo el humor de entrar a una disco (me excluyo), no se pudo porque algunos chicos eran menores de edad según las leyes estadounidenses -21 años es la edad para ser considerados mayores, recién aquí puedes beber, fumar y entrar a discotecas sin problemas-nos devolvimos al hotel a continuarla.

Al día siguiente seguimos con las curiosidades, fuimos al centro de la ciudad..fue ahí que pude ver bien todos los hoteles y casinos, en serio que estaba muy feliz de haber viajado a Estados Unidos, pero haciendo una reflexión quiero aclarar que el viaje no fue tanto como lo había imaginado, pues hay que reconocer que al ir 9 personas, todos tienen distintos deseos y necesidades y puede que no todos compartan las mismas cosas, como dije, algunos eran más de fiestas, yo soy más de caminar y conocer, pero no podía ir sola por temor a perderme (bendito temor que aún no me deja en paz) y mi celular con número de mi país no me serviría de nada, siempre me ha gustado viajar con alguien que tenga las mismas ideas que yo y los mismos gustos, así disfruto mucho mejor un viaje. Ya en la noche, algunos de las chicas fueron a una de las discotecas de la ciudad, lo que sí no me agradó fue que al regresar al hotel, quisieran seguir con la fiesta junto con unos extraños que conocieron en la discoteca y armen su fiesta de 6 u 8 personas, pues los que nos quedamos ya estábamos durmiendo y no estábamos para fiesta, sobretodo porque acordamos despertarnos súper temprano para seguir conociendo la ciudad.

El tercer y ultimo día se suponía que iríamos, como ya dije, desde temprano al centro de la ciudad, pero nos demoramos porque la fiesta de anoche fue tan movida que el cansancio pudo más y fue un loquerío encontrar a los fiesteros, no recordaban que teníamos que hacer el check out y sacar nuestras cosas. Salimos del hotel a las 11 am (se nota que querían salir desde muy temprano), para ahorrar algo de dinero solo íbamos a Mc Donalds, jamás en mi vida había ido a uno de esos lugares y ahora estaba yendo por necesidad, quien diría?, me pedía el “Hot ‘n Spicy Mc Chiken” el smoothie de fresa, nutritivo eh!?.

Despues de comer, nos fuimos caminando hasta el centro de la ciudad, lo cual nos tomó más de una hora, para mi no había problemas pues estaba acostumbrada a caminar ese tiempo, y demoramos regular porque entrabamos a las tiendas a ver algún recuerdo o ropa para ver si comprábamos o no, yo terminé comprando un chaleco para el frío; al llegar al centro decidimos seguir conociendo un poco más de la ciudad, pero dos chicas se negaron a seguir caminando así que quedamos en encontrarnos en algún punto y pues una compañera y yo seguimos con nuestra “aventura” caminado por las calles de la ciudad. Me comentó en algún momento que el viaje no fue lo que esperaba por ciertas razones, pero ni modo, solo nos quedaban horas y decidimos aprovecharlo al máximo, fue ahí que me convertí en “fotógrafa predilecta” de mi compañera, si bien a mi me gusta tomar foto al paisaje, a ella le gusta que le tomen fotos!. Mientras caminábamos algo llamó nuestra atención, era “Las Vegas-High Roller”, creo que así se llama, y decidimos subir para ver la ciudad antes de que comience a anochecer y sea hora rollervegasde marcharnos.

La vista desde aquí era muy linda, el paseito en el roller duraba media hora y quiero decir en este punto de mi relato que lo hubiera encontrado todo muy romántico, una escena del atardecer, viendo toda la ciudad, la calma, la paz que se respiraba allí arriba, de no ser porque nos acompañaban unos padres de familia y cada uno con sus hijos que correteaban por el pequeño lugar y mi compañera seguía pidiéndome “la última foto”. En fin, al bajar simplemente decidimos seguir conociendo lo que el tiempo nos permitía, y después de caminar por algunos sitios y entrar a ciertas tiendas y ver algunos espectáculos callejeros, decidimos que era hora de volver a comer, lástima que por mala organización no fuimos a tantos lugares que me resultaron muy curiosos, no llegue a la “Torre Eiffel” y tantas ganas que tenia de sentirme como en París, me prometí volver a Las Vegas y eso voy a cumplirlo, esta vez será con organización para evitar los cansancios de las noches de juerga. Al menos tengo el consuelo de haber pisado el “Caesars Palace” y el “Bellagio” y haber visto el espectáculo de aguas.

hotelVEGAS.jpg

Después de estar deambulando por ahí, nos encontramos con el otro grupo y ya estábamos listos para irnos, pero aun faltaban dos personas más, una vez encontradas a las perdidas, nos fuimos en carros separados y listo, llegamos al aeropuerto, pasamos todos los controles y nuevamente estábamos sentados en el avión rumbo a “casa”.

Llegamos al día siguiente, después de algo más de 4 horas, el grupo seguía dividido en dos esta vez ya no íbamos a regresar en un carro alquilado, esta vez regresaríamos en un bus, el Greyhound, 5 horas sentados en el bendito bus y encima llovió y para colmo llegamos recontra tarde a Fort Myers, bien pudimos haber partido temprano y llegar a tiempo para ir a trabajar, oh si!..ese día una de mis compañeras y yo teníamos trabajo, pero como no preguntamos bien, equivocamos las horas de salida del primer bus y en nuestras narices se fue, así que nos quedamos 4 horas más en el aeropuerto esperando por el segundo bus para poder regresar a nuestro hotel.

Este viaje me quedó de experiencia para todo en la vida, aunque conociéndome, quizás vuelva a equivocarme. (Dios bendito espero que no)

pasavegas

 

 

Comentários no Facebook