¿Por qué viajar nos hace mejores personas?

Viajar nos cambia a todos, por lo general siempre es para bien, nos da ese aire fresco que necesitamos en un determinado momento de nuestras vidas, o simplemente se convierte en un estilo de vida, un estilo que parece aumentar con el tiempo.

Incluso considero que viajar nos hace a todos más flexibles, más conscientes y más responsables, no lo digo de una manera en la cual considere que las personas que viajan son unos iluminados, no pretendo ser pretenciosa con mis palabras, solo digo que el viajar realmente cambia tu percepción que tienes sobre ti y de quienes te rodean, de una manera más positiva.

Aunque créeme si te digo que hay gente, muy poca, contadas con una sola mano, que por más que viajan no tienen deseos de ampliar sus propios horizontes.

Pero volviendo a la inmensa mayoría y la razón de mi relato, viajar sí te cambia la vida por estos motivos:

Aprendes a adaptarte

Ya sea que vayas a la sierra del Perú o a la selva del Congo, aprenderás a lidiar con la situación que se te presenta, con los supuesto obstáculos que suponen estar en un lugar nuevo y de idioma distinto, pero que después de un tiempo te sentirás uno más y como parte de la cultura.

Incluso y como anécdota, también aprendes a adaptarte a los inconvenientes que pueden ocurrir incluso antes de empezar un viaje, por ejemplo yo perdí el bus que me llevaba a la ciudad que quería (en otro país) y después de pagar por otro ticket, el nuevo bus tuvo un retraso de 4 horas, suele pasar.

Te enseña a ser sociable

Bien, el estar en un nuevo lugar te da la oportunidad de conocer nuevas personas y hacer potenciales amigos; yo soy una persona muy introvertida y a veces pareciera que tengo cara de pocos amigos, pero una vez que la conversación fluye…amig@ ponme una mordaza porque no pararé de hablar xD.

El socializar con otras personas también ayuda en tener confianza en uno mismo, te hace sentir bien, es como una retroalimentación, tienes más autoconfianza y esto te ayuda a ser más suelto, esta soltura te permite conocer más personas, lo cual te ayuda a ganar más confianza en ti.

Temas de conversación

Por lo mismo de ser nuevo en cualquier lugar en el que te encuentres, siempre habrá un tema para iniciar una plática, aprenderás a pasar del típico “¿y de dónde eres?” a cosas más interesantes y entretenidas. No es que te vuelvas un experto, pero descubrirás que siempre hay algo nuevo de qué hablar.

mejores personas viajando

 

Quieres conocerlo todo

Vas por tu cuenta a un lugar, en el camino conoces gente que va hacia donde tú vas, al final se convierten en un gran grupo con algo en común. Pueden escalar el Everest, hacer Kayak en algún río canadiense, caminar por el Valle Sagrado o hacer un trekking cercano a tu ciudad, es más, hasta reunirse para probar algo típico y “extraño” del lugar se vuelve parte de la travesía, porque viajar te da licencia para querer probar de todo.

Y es que estar viajando no te aleja del aprendizaje, querrás saborear, olfatear y sentir cada experiencia que un destino nuevo tiene preparado para ti.

Más sencillo y menos materialista

Si creías que todas esas personas que hablaban del minimalismo o que se puede vivir con menos de cierta cantidad de dinero al mes eran unos hippies que se sentían únicos y diferentes de la sociedad y blablaba, pues te das cuenta que no.

En una sociedad tan consumista como la nuestra, aprendes que para vivir no necesitas comprar todo lo que la publicidad te dice. Sabes que para avanzar hay veces que tendrás que soltar y es así como aprendes a gastar con inteligencia.

Te da más conocimientos

Debido a que has tenido la oportunidad de desplazarte por muchas partes del mundo, has aprendido un poco de la historia, de la gente, de sus costumbres, es más, hasta tienes la oportunidad de aprender nuevas palabras en otros idiomas.

También obtienes información de los mismos locales que muy probablemente no encuentres en alguna revista, blog o en la biblioteca de tu escuela/universidad.

Eres más animado y relajado

Yo sé, yo sé que me dirás que perder un vuelo no es nada relajante, pero si te pones a analizar bien la situación, cuando sales de ESE inconveniente y te encuentras finalmente en tu destino, acaso no sientes esa experiencia como algo tan lejano y de uno en un millón?, claro que sí, porque el viaje te hace centrarte más en tu presente y en gozar lo que estás viviendo.

Vives la vida con más calma para disfrutar de cada segundo, tu mente está más despreocupada y te sientes revitalizado, con más energía para hacer las cosas.

Te (me) hace feliz

Y nos hace feliz porque nos hace sentir vivos, porque nos damos cuenta que estamos viviendo el presente y que lo único que debemos hacer es disfrutarlo; sabemos que nuestra permanencia no es eterna y que en algún momento diremos adiós.

El viajar hace que activemos nuestros sentidos, nos pone más sensibles, más conscientes, más humiles, más humanos. No nos importa levantarnos muy temprano por la mañana, podemos caminar por horas, o simplemente contemplamos el amanecer con mucha gratitud.

No todo es color de rosa, es cierto, hay momentos que se vuelven un reto personal, pero siempre llega la recompensa. Viajar también nos ayuda a romper las barreras que el prejuicio quiere imponer, nos volvemos un poco más cultos y más respetuosos.

Viajar nos hace feliz y esa felicidad nos hace ser mejores personas.

 

También puedes unirte a nuestro grupo en Facebook para más novedades:

Únete al grupo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Mesteval.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios https://www.siteground.com/terms.htm.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://mesteval.com/aviso-legal/.

A %d blogueros les gusta esto: