El gran fraude de los “Blogueros” y los tags

Que nadie se ofenda…puesto que no es la intención, sino llamar a la reflexión sobre lo que estamos haciendo.

Muy bien, aquí no trato de generalizar, solo dar mi punto de vista sobre la utilidad que le estamos dando a nuestros blogs. Hace semanas (por no decir meses) salió un video sobre los falsos Influencers, aunque anteriormente ya se había visto este tipo de notas, ya saben, una empresa que contrata a un hombre o mujer que a simple vista sea “simpático/a” y en quien invierten dinero comprando determinados accesorios, ropa y calzado, se suben imágenes al estilo “tómame una foto así como que no me doy cuenta“, “tómame una foto sonriendo exageradamente junto a esta ensalada” o “tómame una foto mirando el atardecer mientras pongo cara de estar reflexionando sobre la vida“.

Y gracias a estas fotos más los hashtags estilo: #YOLO #SeViveUnaVez #LugaresRomanticos #MarcaProducto, #SinFiltro #SoyReal, etc., más la compra de seguidores para atraer la atención de las marcas y posibles contratos, se infla la burbuja del Influencer. Pero también para atraer la atención de ingenuos mortales que creen que esa gente vive una vida envidiablemente perfecta, nada más alejado de la realidad.

Aunque a veces no es necesario gastar dinero, basta con aparentar salir de viaje, visitar algún punto de tu ciudad donde exista alguna comunidad extranjera, etc…la imaginación no tiene límites y tampoco tu ingenuidad. 

Pero bueno, el fraude no es solo a nivel Influencer de Instagram, NO!, el fraude está en todas partes, incluso entre los bloggers y no me refiero únicamente a esos que se hacen páginas para copiar tu contenido y ganar dinero, tampoco me refiero a los que obtienen una guía de “cómo ser bloguero” y luego la revenden como si fuera de su propiedad, NO!, yo me refiero a los “blogueros” y entre comillas, que participan de esos tags obligados.

Te cuento, yo creé esta página hace menos de un año, mi desesperación por ser leída y compartida era enorme, creo que muchos tenemos el deseo de tener uno de los blogs más leídos y compartidos, no tanto por ser famosos, sino por el hecho de sentirnos útiles, de saber que nuestras palabras servirán para alguien más, ya sea que leas blogs de ocio, información, consejo, emprendimiento, etc., el sentir que somos útiles para alguien se vuelve importante para quienes estamos aquí.

Uno de los consejos que se dan para emepzar a ser conocidos es entrar a grupos del tema que se desarrolla, por ejemplo, si el blog es de viajes, pues se busca grupos de viajes y se comparte siempre y cuando los administradores lo permitan; también se hace promoción a través de las propias redes (Facebook, Instagram, Twitter, Pinterest, etc). Sin embargo decidí saltarme este paso porque soy muy impaciente (mal!).

tags diarios para blogueros

Así que buscando grupos sobre mi temática y otro tipo de grupos para ser mejor “nómada digital” o “ayuda para los blogueros” y más, entré a grupos de “ayuda” a los bloggers que recién empiezan, pero ¿en qué consistía esta supuesta ayuda?, aquí te daré una listita aproximada:

-Tag de seguir en Facebook/Instagram/Twitter/Google+/Youtube/Blogger/Wordpress/VERO

-Dar reacciones en Facebook, corazones en Twitter y/o Instagram

-Dejar comentarios ‘bonitos’ de más de un renglón en Facebook/Instagram/Blogger/etc.

-Compartir en las distintas redes sociales.

-Dar 5 estrellas (obligatoriamente) en Facebook más una buena opinión.

-Etc.

No me malinterpreten, no lo critico del todo, hay quienes se pueden poner de acuerdo para ayudarse a crecer y está bien, es como cuando ves a tu youtuber favorito y te dice: “ahora te invito a ver el canal de ‘X’ porque tiene contenido muy interesante y hemos hecho una colaboración juntos :)”, así que si te gusta el contenido de ‘X’ te suscribes o comentas y sino pues normal, pero el otro tipo de “ayuda” te obliga a ver algo que ni siquiera te interesa, entonces se vuelve un problema, sobretodo si comienzas a “vivir” de eso y tus visitas vienen casi totalmente de esos veintantos grupos en los que te has metido, que si no fuera por ellos no tendrías ni un comentario – muy triste.

Otro problema es que estás tan metido y obligado a comentar o a interactuar de alguna forma, que donde faltes a uno empiezan los problemas, quejas y “lloriqueos” por doquier y aunque no te guste lo que lees ni te interese ese blog o “x” red social y veas que no tiene ninguna relación con tu temática, porque digamos que tu blog es sobre computadoras y de pronto te das cuenta que estás siguiendo blogs de maquillaje o de manicura, sabes que TIENES que interactuar con ellos y TIENES que leer sus artículos y ves cómo algunos son pura publicidad de un producto que ni siquiera han probado, te aburre, te das cuenta que es tedioso, te das cuenta que no estás recibiendo verdadera ayuda y que has caído en un círculo vicioso.

Entonces, como te comentaba sobre mi desesperación, yo participé en esos tags, era muy obvia esta confesión (¡patética!) y no saben lo arrepentida que estoy, porque si bien me hacía “ganar” seguidores en Facebook y Google+ (aquí lo usé porque necesitaba personalizar la URL) realmente no aprendía nada, no me servían de nada ya que eran seguidores muertos, no valían la pena realmente, solo interactuaban con mis redes si yo me apuntaba a un tag, sino ni lo miraban.

Estaba obligada a sentarme frente a la computadora y a cumplir con todo en lo que me había metido (¿quién me mandó?), algunos artículos no tenían sentido. Luego me di cuenta que las cosas iban mal en algunos grupos porque habían usuarios que se quejaban de “Fulanita” por dar 3 corazones de 5, o porque “Menganita” no retuiteó una imagen que puso “Sutanita”, o porque una “bloguera” sintió que el comentario que le dejaron era muy escueto y pedía repetición; sí, así de estúpido como se lee lo era y mucho más.

tags diarios para blogueros
“lluvia de comentarios”

 

Me causaba gracia cuando algunas administradoras (todos los grupos en los que estuve fueron hechos por mujeres) se enfadaban y puteaban en sus grupos, quejándose porque habían personas que no cumplían bien las reglas o hacían mal los tags y estaban hartas de tener que etiquetar a las personas y explicar las reglas como si tuvieran 5 años; debo decir que las entendía, te imaginas abrir tu Facebook y tener decenas de comentarios “chismosos” quejumbrosos porque “Lolita me ha dejado de seguir”, “Panchito solo hizo un comentario de 1 línea”, “solamente tengo 3 likes” y así como estos, diversas quejas…  cualquiera se pone de mal humor.

Parece una simple copia de los grupos en inglés, también existen en ese idioma pero con mucho más usuarios. Y si crees que esto no podía ir más allá de las quejas y las obligaciones, pues creías mal!. Comenzaron a aparecer tags para Youtube, pero no los típicos likes o “seguir”, NO!..ahora el tag era reproducir el video por unos 30 segundos (así te parezca horroroso el video) o los tags de dar clic en los anuncios de Adsense o simplemente clic a productos y claro está que las administradoras también participaban en todo.

Otro tag era el de las opiniones y estrellas en Facebook, así tú nunca jamás de los jamases hayas usado/probado un producto que puede que solo exista en otro país, solo por el hecho de estar en el tag ya estás obligado a  poner 5 ESTRELLAS y dejar muy buenas opiniones..más te vale o serás expulsado por incumplido, qué te has creído!. 

los tags de valoraciones en facebook
“Si eres torpe serás expulsado”

 

Este último tag me parece de los más peligrosos, porque opinas sobre algo que no has usado ni leído y encima le das 5 estrellas como si fuera gran cosa; recuerdo que yo di mi opinión porque esto ya era una rotunda mentira y no estaba bien engañar al público con esto y otra usuaria me increpó y dijo que es un tag como tantos otros y que al final todo es mentira porque ninguno de los presentes ha querido realmente leer o comentar a ciertas cuentas, en esta parte tiene razón y es parte de mi punto también, pero creo que una cosa es dejar un comentario sobre un post que leíste obligatoriamente o dar un like a alguna foto y una muy distinta es dejar como opinión 5 estrellas sobre algo que no compartes, no reaccionas, no lees, no usas.

Estuve leyendo alguno de esos comentarios y muchos se repiten con este estilo: “Una página muy linda, con información variada y útil, buenos consejos de vida”, “esta página es una maravilla para amantes de los libros, se las recomiendo al 100%”, etc. ¿Te imaginas ver un producto de “mercadolibre.com” y guiarte de las referencias y valoraciones y que éstas sean parte de algún tag?, aunque hay gente que pide ayuda a sus amigos.

No estuve mucho tiempo en estos grupos, principalmente porque facebook me bloqueó por 2 meses, al parecer el compartir mis artículos en distintos grupos me hizo merecedora de tremendo castigo; no creas que mi mundo solo eran los tags, mi idea era darme a conocer y por lo tanto me metía a los grupos de mi temática, siguiendo el ejemplo de autopromoción, pero Facebook me dijo que lo estaba haciendo muy seguido, bloqueada!!.

Este bloqueo hizo que mis analíticas se fueran al suelo, yo aún no tenía tráfico orgánico y solo dependía de las redes sociales (grave error), fue cuando toqué fondo y después de terminar mi participación en los tags decidí salirme, algunos me eliminaron porque ya no participaba, adicional a mi salida comencé a eliminar las imágenes, comentarios y fotos que había subido a mis redes, no me servían.

tags de blogueros nuevos
“clicks y muchos clicks”

Dejé de lado mi blog porque tenía que prepararme para un examen importante y este año comencé nuevamente, no se me hace fácil pero tampoco estoy para meterme en tonterías, publico algunas veces en grupos (leanme! porfavorcito, comparto memes xD).

También eso me hace ver que quizás el contenido que publico no es muy interesante (eso me duele chicos!) o quizás sí, de esa manera yo también puedo aprender, edito mis publicaciones para cambiar algunos términos, mejoro mi manera de escribir, busco nuevas estrategias para hacerme llegar a más personas, leo blogs para aprender sobre SEO y mejorar, etc., ya no intento irme por lo “facilito” porque así no se consigue calidad, es un “engaña muchacho”, como se dice en mi país.

Más allá del engaño que nos hacemos a nosotros está el engaño al lector y posible cliente, porque si les enseñas tus analíticas creerán que te va muy bien, que constantemente tienes comentarios, reacciones, compartidas, etc., pero no saben que todos esos comentarios son hechos casi siempre por las mismas personas, que las interacciones lo hace el mismo grupo de siempre, entonces esto es tan falso como comprar seguidores en las redes para alimentar el ego.

Mi consejo es que no lo hagan, si realmente quieren ayuda para tener mayor visibilidad, entonces busquen información, experimenten con su contenido, aprendan a mejorar su escritura, tengan imágenes y títulos llamativos, pero sobretodo investiguen y lean mucho, solo así podrán mejorar, salgan de esos grupitos tags, los vuelve co-dependientes, frágiles y mediocres.

Así como en Facebook, sucede en Instagram también.

Uff…se abre debate.

 

También puedes unirte a nuestro grupo en Facebook para más novedades:

Únete al grupo

 

Un comentario sobre “El gran fraude de los “Blogueros” y los tags

  • el 8 agosto, 2018 a las 10:40 am
    Permalink

    razón de +

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Mesteval.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios https://www.siteground.com/terms.htm.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://mesteval.com/aviso-legal/.

A %d blogueros les gusta esto: